NÚMERO 11

Relatoría: Democracia sindical en la Sección 2 del SNTE de Baja California

El pasado 21 de octubre, el Estado de Baja California fue el primero en renovar su comité ejecutivo seccional de ambas secciones, la del estado (Sección 37) y la federal (sección 2), momento que, sin duda, es respuesta a años de lucha de muchas y muchos compañeros que buscaban se eligieran de manera democrática a los representantes de un sindicato y se expresara la voluntad de los “dueños” de la organización, y no se hiciera a través de delegados, ya que, estas prácticas no estaban respaldadas de manera directa de la base magisterial. 

El presente escrito, se centrará en un análisis particular de la sección 2 del SNTE, que tiene por objetivo dejar un precedente para identificar áreas de mejora a este proceso, buscando en todo momento un lenguaje imparcial, y sin adoptar ninguna postura calificativa. Se rescatará lo que se observó durante este ejercicio a través de la experiencia vivida y de las interacciones en grupos de maestros.  

 

Marco jurídico 

El que las y los maestros del país pudieran emitir un sufragio y expresar su voluntad hacia alguna planilla o grupo de trabajo nace de la reforma al Artículo 123, apartado A, fracción XXII bis, inciso B, párrafo dos, de la Constitución Federal, que hace mención a que la elección de dirigentes, será a través del voto de los trabajadores de manera personal, libre y secreta, dejando en libertad para que los sindicatos fijen modalidades a los procesos de elección de directivas. A su vez, la Ley Federal de Trabajo establece en su artículo 358, fracción II, expresiones como “los procedimientos de elección de directivas ajustándose a reglas democráticas y de igualdad de género” y sobre “que los dirigentes no tendrán una duración de manera indefinida o de temporalidad que obstaculice la participación democrática, y tampoco podrá ser lesivo al derecho de votar y ser votado”. 

De igual manera, el mismo ordenamiento jurídico establece en su artículo 359 que “Los sindicatos tienen derecho a redactar sus estatutos y reglamentos, elegir libremente a sus representantes, organizar su administración y sus actividades y formular su programa de acción”. Se podría pensar que lo anterior violenta la autonomía de los sindicatos, pero pienso que es lo contrario, el instaurar el principio de la democracia al interior de las organizaciones gremiales, las fortalecerá, les dará mayor representatividad, es decir, tendrán mayor respaldo de una base que se subscribió a las propuestas y a la ideología política de las y los candidatos que se postulen, y esto también está sustentado en el convenio 87 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) donde se desarrolla el principio de libertad sindical. Ciertamente, democratizar nuestro sindicato implica replantear esquemas diferentes de elección de nuestros representantes, si bien muchos años se perpetuó un sistema de elección muy inequitativo y poco transparente. Desde luego, este proceso deja lleno de aprendizajes para aquellos que buscan una democracia sindical auténtica. 

 

Problemas que surgieron durante el proceso de elección sindical

Durante la jornada electoral en Baja california, se percibieron diversas situaciones: se tuvo bastante tiempo para que pudiera tener un padrón electoral que contemplara a todas y a todos los docentes sin ningún error ortográfico en su homoclave, o en su nivel; esto provocó que muchas y muchos docentes no pudieran ejercer su voto, que si bien se les explicó que podían subsanar este mal entendido a través de las coordinaciones regionales de su sindicato, o yendo a presentarse con un talón de cheque y una identificación que validara su identidad, esto representó una limitación a su derecho, e incluso a desalentar este ejercicio.  

Además, durante el proceso democrático se sostuvieron quejas sobre inequidad entre candidatos, y lo que muchos denominaron con sus palabras “no hubo piso parejo”, se denunciaron casos de irrupción a los datos personales del SNTE para fines políticos, el horario de elección fue menor a la de la sección hermana (sección 37), hubo poca transparencia en el uso de los recursos para campaña, los errores en el padrón de los afiliados, no hubo socialización de propuestas o un debate que contrastara las líneas de acción de cada candidato. 

De la misma forma, el último día, para ser exacto el 20 de octubre, compañeros y compañeras fueron por su constancia para ser considerados y no hubo una respuesta pronta y expedita, lo que ellos mismos remarcaron que “quiere decir que quienes les tocó la organización por más de un año no hicieron el trabajo”, sumado a que diversos agremiados tuvieron que dar muchas vueltas para poder ejercer su derecho al voto, numerosos viajaron de un lugar a otro porque su sede estaba en otro municipio. Estos son solo algunos de los problemas que si bien pudieron ser atendidos en la extensión que hubo derivado de la pandemia que estamos enfrentando que no se previnieron. Los docentes de Baja California buscan un sindicato renovado, que les brinde justicia por muchos atropellos que han vivido, uno que escuche a todas las voces, que esté cercano y atienda las necesidades de la base, una organización moderna que vaya a la par con las tecnologías que brinde servicios de calidad a sus afiliados, empático, un sindicato que los represente. 

 

Estrategias de campaña durante la jornada electoral 

En Baja California, los candidatos que se aventuraron a experimentar este proceso totalmente nuevo para el magisterio, promovieron en sus acciones la democracia sindical, otros utilizaron la jornada para hacer señalamientos, específicamente para mejorar nuestra organización, además de todos los atropellos que se han dejado pasar por antiguas administraciones, expresiones apegadas a la transformación, al cambio de la vida sindical; también hubo quienes su jornada hicieron ataques directos a miembros de las planillas contrarias, quienes acusan a otros candidatos de “prostituir” la democracia sindical, que entre los cuatro candidatos se encontraban “institucionales”. Sin duda se dijo de todo, inclusive que hubo secretarios delegacionales que coaccionaron el voto y excluían a compañeros y compañeras por no apoyar a ciertos candidatos.  

La manera de hacer campaña se puede relacionar mucho a la gestión que harán durante su periodo, muchos de ellos les dieron voz a las y los docentes para que expresaran de viva voz sus problemáticas y así ellos crear un plan de trabajo apegado a la necesidad de los docentes; otros buscaron integrar a su equipo rostros nuevos, gente con ideas nuevas que proyectaran modernidad sindical, e inclusive se dieron el tiempo de presentar a cada uno de los que pertenecían a la planilla. Puedo decir que en lo particular, cada uno hizo campañas completamente diferentes, con estilos de liderazgo que, si bien buscan lo mismo, utilizan diferentes estrategias en sus discursos y en su manera de hacer campañas distintas.  

 

Reflexión y aspectos a considerar para próximos ejercicios de democracia sindical 

Como profesores y profesoras, debemos buscar la unidad, y este ejercicio democrático tomarlo como punto de referencia para las siguientes elecciones, sin duda, en cada planilla hay grandes elementos, y la unidad hará que vigilemos las gestiones de nuestra organización sindical y sobre todo de la que resultó electa; no debemos utilizar este evento para separarnos al interior de nuestro gremio, al contrario, debemos olvidar colores y unificar pensamientos que nos encaminen a fortalecer al SNTE; no por nuestras diferencias de ideología política debemos dejar de trabajar juntos, al contrario, esto nos debe fortalecer y buscar impulsar espacios de diálogo de aquellas propuestas que son viables.  El magisterio tiene la oportunidad con esta reforma constitucional de generar utopías de nuestra organización, por ello, la participación de éste y de otros procesos debe ser más participativo, y de revisar las propuestas, si son viables o no, para estar seguros, que nuestros intereses durante la gestión electa será en beneficio y no en detrimento de nuestros derechos sociales, económicos, profesionales y laborales. 

Se debe generar un espacio abierto para diseñar iniciativas de ley de los propios agremiados, incentivando la participación de todas y todos aquellos que quieran mejorar la vida del magisterio y la educación de nuestro país. Además, se deben buscar órganos con autonomía que no sean del mismo sindicato para que protejan los procesos democráticos. A su vez, vigilar que los estatutos se adecuen a las normas constitucionales sin que afecte su autonomía, es decir, únicamente armonizarlos para fortalecer estos procesos. Sin duda, un líder sindical que tiene el respaldo de sus agremiados, es un líder que tendrá poder, que enfrentará y defenderá a sus trabajadores frente al patrón. 

Otro aspecto a considerar es el tema de los medios masivos, fue muy claro el apoyo de difusoras, televisoras con mayor cobertura de audiencia, para uno que otro candidato, mientras otros sólo se acercaban a otras cadenas que no tenían mucha audiencia, o que únicamente buscaron las redes sociales y los medios que tuvieron a su alcance para hacer llegar sus propuestas. Esperemos que esto pueda tener trascendencia y que se busque un mayor piso equitativo en las próximas elecciones de dirigencia sindical.

Maestro en educación con énfasis en desarrollo organizacional. Docente en educación básica.

Queda prohibida la reproducción, el almacenamiento en memoria electrónica o la transmisión por cualquier medio electrónico, de fotocopiado, grabación, etc., de la totalidad o parte de esta publicación sin autorización previa de su autor.